¿Qué significa ser un hombre?

¿Qué significa ser un hombre? según la filosofía estoica. El Estoicismo es una escuela filosófica de vida que dio su aparición en Atenas cerca del 300 A.C y continúo en la Antigua Roma. Esta nos enseña importantes cosas como la calma, tolerancia, auto-control y estabilidad emocional. Si veían la serie “Game of Thrones” estos son 3 puntos clave que hacían a Ned Stark un hombre honorable.

https://youtu.be/ZXg17Rr9wrg

Cuando hablo de hombre masculino me refiero particularmente a un hombre que se cultiva a sí mismo, o busca desarrollarse. Y por el otro lado, planteo la diferencia entre niño y adulto, no por la edad sino por la maduración. Cuáles son esas características que deberíamos desarrollar.

Y para aquellos que leyeron el Hombre Racional: Masculinidad Positiva o vieron el resumen, compárenlo con este video porque los consejos que daba Rollo me parecían superficiales y no realmente positivos.

Para hacer este video principalmente me baso en mi libro Felicidad Simplificada, en el cual, un capitulo se lo dedico al estoicismo y siempre me había quedado con las ganas de hacer un video acerca del tema. Así que si llegamos a 100 me gusta en un mes, puedo ampliar varios temas.

1- Las 4 Virtudes Cardinales

El estoicismo intenta lidiar con el mundo tal como es a través de las cuatro virtudes, que son:

  • Sabiduría práctica
  • Templanza
  • Coraje
  • Justicia

Sabiduría Práctica

Es la habilidad de enfrentar situaciones complejas de manera lógica, informada y calmada. Es saber distinguir lo que es bueno y malo para nosotros. Es la capacidad de reflexionar antes de hablar o actuar.

«Entre el estímulo y la respuesta hay un espacio. En ese espacio está nuestro poder de elegir nuestra respuesta». En ese espacio está la oportunidad de la sabiduría. Reconocer ese espacio es el primer paso. En ese espacio es donde tomamos las lecciones de nuestra lectura y las aplicamos; o las tiramos por la ventana y actuamos impulsiva e irracionalmente.

Viktor Frankl

Templanza

Es el ejercicio del auto-control y moderación en todos los aspectos de la vida. Ser balanceado. Es saber manejar nuestras emociones o impulsos. No podemos controlar como nos sentimos pero si como reaccionamos. Es la razón sobre la emoción. Acá podemos marcar la primera diferenciación entre un adulto y un niño: un hombre sabe manejar sus emociones.

Es mantenerse calmos en situaciones difíciles: Alguien puede insultarnos, dejarnos plantados o quizás fallamos en algo, sin embargo, eso no nos saca de nuestra armonía. Eso no debería afectarnos, no lo tomamos personal, no nos enojamos y no nos volvemos emocionales. Cada vez que una situación violenta ocurra, es necesario practicar como mantenernos calmados. Tim Ferris en una Charla TedX comparaba a un estoico con una vaca bajo la lluvia. No es algo triste ni particularmente feliz, sino más bien indiferente a la lluvia.

Hago dos aclaraciones acá: esto no significa no establecer límites emocionales si alguien se pasa de la línea con nosotros sino que es no dejarnos afectar por lo que hagan. Por otra parte somos humanos y es normal que acontecimientos que nos sucedan si nos afecten, quizás un día más que otros. Tampoco es estar desconectado de nuestras emociones o bloquearlas sino aceptarlas. En el caso de que tengamos un mal día y nos afecte, no nos sintamos culpables o nos juzguemos por eso, es aceptarlo y hacerlo mejor la próxima vez que nos enfrentemos a una situación similar.

Aristóteles, filósofo griego, explica que la virtud se encuentra firmemente en el medio, entre el exceso y la deficiencia. El exceso y los deseos son sinónimos de descontento e insatisfacción. Son un impulso autodestructivo.

Epicteto, también filósofo griego, dijo: «Frena tu deseo: no pongas tu corazón en tantas cosas y tendrás lo que necesitas». Y Séneca, filósofo romano, dijo: «¿Preguntas cuál es el límite adecuado para la riqueza de una persona? Primero, tener lo esencial, y segundo, tener lo suficiente».

Coraje

No solo en situaciones extraordinarias sino también para los desafíos diarios. En levantarse y hacer lo correcto. Coraje para enfrentarse a la desgracia y arriesgarse por el bien del prójimo. Coraje para mantener nuestros principios, incluso cuando otros se salen con la suya o son recompensados por no respetarlos.

Justicia

Interactuar y tratar a otras personas con respeto, incluso cuando ellos hicieron algo mal. De las cuatro virtudes estoicas, Marco Aurelio, emperador romano, decía que la justicia era la más importante. Para él, era «la fuente de todas las demás virtudes». Al fin y al cabo, ¿qué tiene de impresionante el valor si sólo se trata del interés propio? ¿De qué sirve la sabiduría si no se pone al servicio del mundo entero?

2- La Dicotomía del Control

Esta es la idea de la filosofía estoica en la que algunas cosas están bajo nuestro control y otras no, y solo deberíamos preocuparnos por la primera y no por la segunda. Dentro de nuestro poder están la opinión, la motivación, el deseo y, en una palabra, lo que sea que hagamos. No están dentro de nuestro poder nuestro cuerpo, nuestra propiedad, nuestra reputación y, en una palabra, lo que sea que no sea obra nuestra. Epicuro, filósofo griego, decía:

“Tengo que morir. Si es ahora, bueno, entonces muero ahora; si es más tarde, entonces ahora tomaré mi almuerzo, ya que la hora para el almuerzo ha llegado, y morir lo atenderé más tarde.” Preocupémonos por las cosas que podemos hacer, la muerte está fuera de nuestro control.

Epicuro

Uno podría refutar diciendo que nuestro cuerpo si está bajo nuestro control, por ejemplo, yendo a un gimnasio y comiendo saludable. Excepto que un virus nos enferme o mate, tengamos un accidente y nos lastimemos. La idea es que podemos tomar decisiones sobre nuestra vida en general, pero en última instancia, nosotros no controlamos los resultados o consecuencias.

Los estoicos explicaban esto con la metáfora de un arquero. Imaginen a un arquero que intenta darle a un blanco. Lo que está en su control es practicar puntería, elegir el mejor arco y flechas, calcular el viento o enfocarse hasta el último segundo antes de soltar la flecha. Pero una vez que se dispara no hay una certeza del 100% que le dé al blanco porque muchas cosas pueden suceder. Quizás el blanco se mueve o el viento cambia de dirección. Según Ciceron, no debemos atar nuestra propia autoestima a los resultados sino a lo que podemos controlar.

Para dar un ejemplo práctico, imaginen estar en un embotellamiento de tráfico. Podemos quejarnos, gritar o tocar bocina hasta el hartazgo o podemos relajarnos y escuchar la música. De las dos maneras estaremos estancados en medio del tráfico, y no habrá nada que podamos hacer. No podemos controlar lo que otras personas hacen pero si nuestra actitud respecto del problema. Por lo tanto, la pregunta sería: ¿Qué es lo que podemos cambiar nosotros?

Es tomar responsabilidad sobre lo que tenemos control en nuestras vidas.

3- Antepongamos los Valores

Para los estoicos era fundamental actuar bajo nuestros valores, morales y ética, incluso, en las situaciones más difíciles. Ellos diferenciaban entre quienes eran impulsivos y egoístas; y aquellos que actuaban con coraje y justicia para hacer las cosas correctas. Esto significa tomar decisiones basadas en nuestros principios morales en lugar de hacer algo poco ético que nos beneficie. Por ejemplo, no ayudemos a alguien para obtener un premio. Ayúdenosle porque es lo correcto y no presumamos por ello o busquemos atención.

Creo que para entender mejor esta idea es necesario mencionar la “fórmula de la humanidad” del filósofo alemán Kant. Esta fórmula afirma tratar a la humanidad como un fin en sí misma: «Obra de tal modo que trates a la humanidad, tanto en tu persona como en la de cualquier otro, siempre como un fin y nunca solamente como un medio». Esto significa, tratar a cualquier persona como un medio para obtener un resultado, es el principio de un comportamiento incorrecto. Puede que esta fórmula sea sencilla pero explica nuestras morales básicas y, cómo actuar, sin depender si vamos a ir al infierno por eso.

Por ejemplo, si invito a mis amigos una ronda de cervezas porque quiero hacerlos sentir bien; entonces es un buen comportamiento porque usamos las cervezas como medio para agasajar a otras personas (que serían el fin). Ahora, si les compro cervezas a mis amigos para obtener algo de ellos; entonces eso es un comportamiento incorrecto porque mis amigos son el medio para conseguir algo (otro fin).

Por esta razón mentir, manipular o hacer trampa es incorrecto porque engañamos a otras personas para un fin personal. Usamos a otras personas para nuestro propio beneficio. Por otro lado, la honestidad es un buen comportamiento porque ser honesto no implica tratar a las personas como un medio.

Mark Manson en su libro “Everything is F*cked” hace la siguiente pregunta: ¿Qué es ser un adulto? En su definición, ser un adulto es desarrollar nuestra capacidad de hacer lo correcto por la simple razón que es lo correcto.

Manson explica: “La diferencia entre un niño, un adolescente y un adulto, no es la edad que tienen, sino el motivo por el que lo hacen las cosas que hacen. La edad adulta es entender que vivir bajo valores correctos es mejor, incluso si, eso, a veces duele, es difícil o terminamos lastimando a otros. Una persona adulta será honesta porque la honestidad es más importante que sus propios sentimientos, obtener lo que desea o lograr un objetivo. La honestidad es extremadamente valiosa y buena, en sí misma. La honestidad es un fin, no un medio para lograr otro fin.

Un adolescente puede decir que valora la honestidad porque aprendió que decir eso genera buenos resultados. Sin embargo, cuando se encuentra en momentos complicados podrá exagerar la verdad o decir mentiras.

Un niño puede robar un juguete porque eso le hace sentir bien, y es ajeno a las consecuencias. Un adolescente no roba porque sabe que creará peores consecuencias. Esto significa que renuncia al placer momentáneo para evitar un dolor más grande a futuro. Pero un adulto no roba porque el simple hecho de robar está mal. Y robar, incluso si lo hace, le haría sentir peor acerca de sí mismo.

Todos estos son temas que pueden encontrar en mi libro Felicidad Simplificada.

De todas formas, acá quiero ser el primero que levanta la mano y no ponerme en una posición de que lo hago perfecto. Usualmente me muevo con mi bicicleta pero si me tomo el tren, supongan que 4 veces al mes, no pago el ticket y pese a que este mal lo sigo haciendo. A lo que voy con esto es que las pequeñas cosas también importan, y está en nosotros mismos corregirlas.

Tener un Propósito y Cumplir los Deberes (está relacionado a los valores)

No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va.

Seneca

Los adultos, a diferencia de los niños, saben qué hacer en la vida y siguen un propósito. Y saben que por el afán de conseguir algo, deben sacrificar otras. Por eso también, anteponen los deberes a los placeres. Cumplen con sus obligaciones primero. Y es porque siguen sus valores y propósitos.

Conclusión

Tengan en cuenta que el estoicismo no funciona como una auto-terapia sino que busca aprender con otros. Al ser una filosofía práctica, las demás personas juegan un papel importante también. Tampoco es una filosofía egocentrista. El estoicismo hablaba de tener un trato igualitario entre las personas (aunque en esa época existía la esclavitud). La idea fundamental de la filosofía estoica era que solo las personas que cultivaban virtud y auto-control en ellos mismos, podían brindar cambios positivos en otros.

Por último, un ejercicio interesante es reconocer aquellas personas que admiramos y quisiéramos ser para aprender de ellos. Preguntémonos qué harían esas personas en nuestra situación. El estoicismo busca alcanzar las metas como forma de crecimiento. Como dijimos antes, no buscar la perfección pero sí mejores que ayer. Si están ante una situación, pueden preguntarse ¿Qué haría Ned Stark en esta situación?

Eso es todo, hasta la próxima y gracias por quedarse hasta el final.

Libros German Muhlenberg

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. jesus rodolfo

    me interesa comprar tu libro seducion simplificada. dame instruciones para comprar libro

Deja una respuesta