El Arte de la Seducción por Robert Greene (El Mejor Resumen)

El Arte de la Seducción por Robert Greene (El Mejor Resumen)

Este es el resumen del libro el Arte de la Seducción por Robert Greene. Antes que nada quiero decir que a pesar de que considero este resumen el más completo que pueden llegar a encontrar del arte de la seducción, personalmente no me gusto para nada el libro. Lo hice porque sé que es muy popular y casi como un clásico pero no por eso estoy de acuerdo con la mayoría de las afirmaciones del libro. De todas formas yo tengo otra línea de pensamiento así pueden descargarse de forma gratuita mi pequeño libro “10 hábitos atractivos”. Yo encaro la seducción desde otra perspectiva.

https://youtu.be/WqE3E0r72ZA

Ya habiendo dicho esto, El arte de la seducción es una guía de seducción con una colección de reflexiones e historias, la cual, se divide en dos partes:

  1. Primera Parte “El arte de la seducción”» Estilos de Seducción: Robert Greene describe 9 tipos de seductores, para los cual, deberías identificarte con uno de ellos. Según con quien te identifiques, será clave para el desarrollo de tus habilidades de atracción.
  2. Segunda Parte “El arte de la seducción”» Proceso de Seducción: El autor ofrece 24 tips divididos en 4 fases diferentes sobre como seducir efectivamente.

Tabla de Contenido:

El Arte de la Seducción – Parte 1: Estilos de Seducción

Greene, en el libro el Arte de la Seducción, afirma que hay 9 tipos de Seductores en el mundo, y tienen dos elementos en común:

  1. Ellos tienen una comprensión de sí mismos y saben que los hacen atractivos.
  2. Ellos entienden a sus víctimas.

1- La Sirena

el arte de la seducción robert greene - La sirena

Las sirenas tienen energía sexual en abundancia y saben usarla.

El Arte de la seducción, Robert Greene

Las sirenas atraen a sus víctimas (persona que le interesa) con su apariencia y seducción. Están llenas de atractivo sexual y no tienen miedo de mostrarlo. Pero a pesar de su belleza prominente, se destacan más por su personalidad exuberante y teatral. La sirena es la representación máxima de la fantasía masculina. Es lo que más desean los hombres. Un estereotipo a la sirena podrían ser Cleopatra o Marilyn Monroe.

2- El libertino

El Libertino

Los libertinos adoran insaciablemente al sexo opuesto y su deseo es contagioso.

El Arte de la seducción, Robert Greene

Los libertinos adoran al sexo opuesto y lo demuestran mediante un deseo voraz por la otra persona. Este tiende a destacar más por su intelecto social que su belleza. Sabe utilizar las palabras para seducir, halagar e hipnotizar. Esta figura es la representación máxima de la fantasía femenina. Es lo que más desean las mujeres. El libertino ofrece a las mujeres algo que es difícil de encontrar, la cual es una experiencia de puro placer y una escapa de la opresión. Tienen una personalidad extrema, de que no les importa nada de lo que piensen los demás. Paradójicamente, esto sólo lo hace más seductor. Un estereotipo de esta figura puede ser el Don Juan quien era deshonesto y desleal.

3- El amante ideal

El Amante ideal

Los Amantes ideales poseen una sensibilidad estética que aplican al romance.

El Arte de la seducción, Robert Greene

Puede adaptarse al estado de ánimo de su víctima, seguirlo, encontrar lo que falta en su vida y proporcionarlo. Haciendo de sí mismos una pareja perfecta y un amante ideal en cada situación. El Casanova podría ser un ejemplo del amante ideal, quien estudiaba a las mujeres que buscaba, descubría lo que le faltaba y se lo proporcionaba. Por ejemplo, a la aburrida esposa le otorgaba una aventura y romance.

4- El Dandy

el arte de la seducción robert greene - El Dandy

Los Dandys gustan de jugar con su imagen creando así una tentación avasalladora y andrógina.

El Arte de la seducción, Robert Greene

Son todas las personas con estilo, presentación y confianza que admiramos y deseamos ser. Rompen con los esquemas sociales que la mayoría de las personas siguen y eso crea su propia personalidad. Se destacan por un interés especial por la apariencia personal y la elegancia material, causar asombro, y de no asombrarse nunca.

5- El natural

El Natural

Los naturales son espontáneos y abiertos.

El Arte de la seducción, Robert Greene

Los naturales encarnan las cualidades pérdidas del niño: espontaneidad, sinceridad y sin pretensiones. Se toman su tiempo y no se guardarán nada. Su energía natural optimista los convierte en aventureros audaces y sin vergüenza. La gente se siente atraída por aquellos que esperan mucho de la vida, y son repelidos por los temerosos y poco exigentes.

6- La Coqueta

La coqueta

Las coquetas son autosuficientes y poseen una frescura esencial fascinante.

El Arte de la seducción, Robert Greene

Las coquetas son autosuficientes y extremadamente narcisistas. En lugar de perseguir, se dejan perseguir. Se destacan por retrasar el placer y hacer esperar a sus víctimas, jugando siempre entre la esperanza y la frustración. Ilusionan con la promesa de recompensa (tanto físico, poder, felicidad), pero al ser evasiva – hará que la víctima lo persiga más intensamente. El libro de Mystery Metodo toma este concepto en su libro como la teoría de la gata.

7- El Encantador

El Encantador

Los encantadores quieren y saben complacer. Son criaturas sociales.

El Arte de la seducción, Robert Greene

Los Encantadores son muy agradables y sociales. Ellos quieren y saben cómo complacer. Los encantadores juegan con la vanidad e inseguridad de la gente para ganar su afecto. Los encantadores nos seducen porque no hablan de sí mismos, lo que los hace más misteriosos. Y como están interesados en sus víctimas, hace que se relajen y abren a ellos. No tienen las feas cualidades que la mayoría de la gente tiene como: regañar, quejarse, autoafirmación.

8- El Carismático

El Carismático

Los carismáticos tienen una inusual seguridad en sí mismos.

El Arte de la seducción, Robert Greene

El seductor carismático es el tipo que entra en una habitación y roba la atención. Tienen una gran cantidad de confianza inusual y energía interna. Son elocuentes ya que se basa en el poder de las palabras y también lideres porque saben cómo guiar y hacer que la gente los siga.

9- La estrella

La Estrella

Las estrellas son etéreas y se envuelven en el misterio.

El Arte de la seducción, Robert Greene

Las estrellas son los protagonistas de grandes historias y siempre se esfuerzan por ponerse a sí mismos en un pedestal. Atraen la atención de todos pero, al mismo tiempo, mantienen la distancia y son intocable. Su principal temor es que sus fieles se aburran, que la ilusión deja de cautivar. Ellos son como figuras de sueños para nosotros, como si fueran sacados de una película. Y como ellos no se cruzan en nuestro camino en la cotidianidad, hace que aumente la fascinación de sus víctimas.

El Anti-seductor

El arte de la seducción - Anti-seductor

Los seductores atraen por la atención concentrada que ponen en su víctima. Los anti-seductores por lo contrario, repelen. Son incapaces de entender la psicología de otra persona y la de sí mismos. No se preocupan por solucionar los problemas que provocan, hablan demasiado y carecen de la capacidad para crear placer o seducir. En el libro, se menciona la importancia de eliminar de nosotros los rasgos anti-seductores y reconocerlos en otros. Tratar con este tipo de personas no es ni interesante ni placentero y Greene aconseja alejarse de ellos.

Greene explica 8 tipos de anti-seductor, los cuales tienen como atributo en común la inseguridad. Y cuando la inseguridad se combina con otro atributo negativo, crea una personalidad que elimina cualquier tipo de atracción. Son todo lo que los seductores no son.

¡Podes saber más sobre los anti-Seductores acá!

Las víctimas de la seducción

el arte de la seduccion - victimas

Robert Greene define a víctimas como los objetivos fijados por el seductor. Todo el mundo es una víctima potencial de la seducción. El autor define 18 tipos de víctimas para ser seducidos según sus debilidades, cada una con un aspecto importante del que carecen. Sin embargo, Greene da una nota importante: Nunca fijes como víctima a tu propio tipo de seductor. Es una regla de oro de seguimiento: Los opuestos se atraen.

¡Podes saber más sobre las victimas acá!

El Arte de la Seducción – Parte 2: Proceso de Seducción:

Greene ofrece 24 reglas divididas en 4 fases.

El Arte de la Seducción – Fase 1: aislar e intrigar, el despertar del deseo

1- Elegí la victima correcta:

Es importante buscar un balance entre perseguir a personas demasiado difícil y demasiado fácil. Así como funciona en los negocios, debes segmentar tu público. Si cedemos con la primera persona que le gustamos lo más probable es que actuemos con desesperación. Y actuar de esa manera destruirá cualquier atracción que generemos a la larga. Encontremos placer en la persecución. Cualquier cosa que venga demasiado fácil es anti-seductivo.

2- Crea una falsa sensación de seguridad:

Nunca te acerques a alguien de forma directa. Si lo haces, te arriesgas a crear cierta resistencia que solo hará más difíciles las cosas. Acércate indirectamente para avanzar de forma lenta hacia la víctima. Esto es un consejo que se puede encontrar en el Metodo Mystery también.

3- Envía señales mixtas:

Lo que es obvio y llamativo puede atraer la atención al principio, pero esa atención suele ser efímera; a la larga, la ambigüedad es mucho más potente. Es difícil de entender y generara más misterio.

4- Aparenta ser un objeto de deseo:

Pensa en vos mismo como en un trofeo que los demás deben alcanzar. Otra forma de hacer esto es creando triángulos amorosos para seducir y que compitan por vos.La mayoría de las veces preferimos una cosa a otra porque eso es lo que nuestros amigos quieren o porque ese objeto tiene un significado social ya marcada. Nuestros gustos e intereses es un consenso social, en el cual, si alguien o algo es deseado por varias personas, entonces debe haber una buena razón. Este concepto también es tomado en el libro de Mystery Metodo conocido como preselección o Social Proof.

5- Crear una necesidad:

Provocar ansiedad y descontento. La gente siempre es susceptible de ser seducida, porque de hecho, todos carecen de un sentido de totalidad. Sienten que algo falta en su interior. Trae las dudas y ansiedades de la víctima a la superficie, y podrían ser guiados y atraídos a vos. Las mejores víctimas son aquellas que tienen una necesidad insatisfecha de aventura.

6- Dominar el arte de la insinuación:

No se conoce ninguna defensa contra la insinuación. Es el arte de plantar ideas en la mente de otras personas, dejándoles pistas que se desarrollan días después, incluso apareciéndoles como idas propias (como en la película Inception). Hacer que todo sea sugestivo. Lo que mueve la mente de la otra persona es decir lo que quiere escuchar. La insinuación es efectiva porque evita la resistencia natural.

7- Entra en su espíritu:

No hay nada más efectivo que hacer que el seducido crea que es el que está seduciendo. Juega con sus reglas, disfruta de lo que ellos disfrutan y adáptate a sus estados de ánimo. Al hacerlo, llegaras a esa persona y bajarás sus defensas.

8- Crear tentación:

Como la serpiente tentó a Eva con la promesa del conocimiento prohibido, debes despertar en tus objetivos un deseo que no puedan controlar. Encuentra esa debilidad suya, esa fantasía que aún no se ha realizado, e insinúa que puedes guiarlos hacia ella.

El Arte de la Seducción – Fase 2: Trazar el camino correcto, entre problemas y placer

9- Mantenelos en suspenso:

Mentenelos preguntándose ¿Qué viene después? Hacer algo que no esperan de nosotros les dará una grata sensación de espontaneidad. No serán capaces de prever lo que viene después.

10- Usa el poder demoníaco de las palabras para sembrar confusión:

Domina el uso de la palabra, tono de voz y el lenguaje no verbal. Decí lo que quieran escuchar. Aprende a ser expresivo pero no molesto, y conquistarás el corazón que deseas. Provoca las emociones de las personas con frases cargadas, halagadoras, consola sus inseguridades, envolvelos en fantasías y promesas. Y no sólo te escucharán, sino que también perderán la voluntad de resistirse a vos.

11- Presta atención a los detalles:

El secreto está en las pequeñas cosas, ya sean en ciertos sentimientos, reacciones, regalos o gustos. A veces un gesto puede decir mucho más que mil palabras o un regalo personalizado valer más que algo muy caro.

12- Poetisa su presencia:

Ocupa sus mentes demostrando una presencia excitante y que recuerden, como también, manteniendo una buena distancia. Asociarse con imágenes y objetos poéticos. Para que cuando piensen en vos comiencen a verte a través de una fantasía idealizada. Alimenta sus fantasías con sutiles inconsistencias y cambios en tu comportamiento. Podes ser peligroso, travieso, incluso algo vulgar, dependiendo de los gustos de la víctima. Pero nunca seas ordinario o limitado. Eso va a distinguirte entre miles. En la poesía todo es posible.

13- Desarmarse a través de la debilidad estratégica y vulnerabilidad:

Si pareces ser débil, vulnerable e incapaz de controlarte, harás que tus acciones parezcan más naturales y menos calculadas para ganar más confianza. Si aparentas ser demasiado calculador, y demasiado agresivo, alejarás a las personas. Confesando algún pecado de tu parte generas mayor empatía con tu víctima.

14- Confundir el deseo con la realidad:

Tu tarea como seductor es llevar algo de ilusión a la fantasía de la otra persona. Las personas quieren creer en las cosas extraordinarias. Alimenta esos sueños, hace que crean que están alcanzando sus aspiraciones.

15- Aislar a la víctima:

Separala de su entorno físico, emocional y mental, para que pueda concentrarse aún más en vos. Este también es un concepto que fue tomado en el libro de Mystery.

El Arte de la Seducción – Fase 3: cavar la trampa, hacia el precipicio

16- Probate a vos mismo:

Si no estamos siendo congruentes con lo que decimos y hacemos, nuestra victima dudara de nuestra sinceridad. Si ella muestra resistencia, no tengan miedo de generar una acción desinteresada. No se preocupen por hacer el ridículo o cometer algún error.

17- Efectuar una regresión:

Anima a tu victima a hablar de su infancia o eventos del pasado. Las personas que han experimentado cierto tipo de placer en el pasado, sin duda tratarán de repetirlo y revivirlo. Mientras el otro habla, debes estar atento y sin hacer juicios de valor.

18- Agitar la transgresión y el tabú:

Hacer que las victimas sientan que están siendo llevados más allá de los límites o lo prohibido. La gente anhela explorar su lado oscuro o hacer lo que no se puede. Esto es inmensamente seductor.

19- Usar señuelos espirituales:

Todo el mundo tiene dudas e inseguridades sobre su cuerpo, su autoestima, su sexualidad o creencias. Si tu seducción apela exclusivamente a lo físico, despertará estas dudas y hará que tu víctima sea conscientes de sí misma. En su lugar, hacele creer que su unión es una especie de destino espiritual, que va más allá de los deseos básicos de la gente normal.

20- Mezclar el placer con el dolor:

Siendo demasiado bueno puede hacer que la víctima se aleje de vos. La sensación erótica depende de la creación de tensión. Tu seducción nunca debe seguir un camino recto hacia el placer. El clímax que llega demasiado pronto es débil. Debes jugar con el placer, el suspenso, el desinterés. Sin todo esto, no habrá una sensación de alivio de la tensión. Hace que se sientan culpables e inseguros. Este concepto también lo tomo el Mystery método como “tira y afloja”.

El Arte de la Seducción – Fase 4: el golpe fatal o saber cómo concluir

21- Dales espacio para que caigan:

El perseguidor es perseguido. Cuando las víctimas esperen pasivamente, su nivel erótico es bajo. Cuando se convierten en perseguidores, involucrándose en el proceso, la temperatura se eleva.

22- Usar señuelos físicos:

Si la persona a la que intentamos seducir está al tanto de eso, entonces tengamos cuidado, puede dudar de nuestras manipulaciones. Pongamos sus mentes a gusto sin que se pongan a la defensiva. Debemos actuar de manera relajada e indiferente mientras que nuestras miradas, voz y porte -el sexo y el deseo- se meten bajo su piel, elevando su temperatura.

23- Domina el arte del movimiento audaz:

Encontra el momento exacto para avanzar. Si pareces impaciente, ansioso por tener sexo, entonces señalaras que tu interés es puramente físico y no tiene nada que ver con los encantos de la víctima. Pero si esperas demasiado tiempo, podrías generar otro tipo de inseguridad. Esto podría perjudicar tus posibilidades de seducción.

24- Cuidado con los efectos posteriores:

Después de una seducción exitosa hay un peligro. Una vez que las emociones alcanzan su punto máximo, caerán hacia la decepción. Si queres irte, sé rápido. Una víctima insegura se aferrará fuertemente, y ambos sufrirán. Si queres seguir, necesitarán una segunda seducción. Nunca dejes que la otra persona te dé por sentado, usa la ausencia, el dolor y el conflicto para mantener al seducido enganchado. Nunca confíes en sus encantos físicos; incluso la belleza pierde su atractivo con la exposición repetida. Sólo la estrategia y el esfuerzo combatirán la inercia.

El Arte de la Seducción, Conclusión:

A mi este libro no me gusto, pienso que promueve comportamientos tóxicos y que a la larga no funcionan. Fomenta cosas como la manipulación o dice cosas como “Nunca le permitas ver quién eres realmente” o “NUNCA te enamores de tus víctimas”. No me parecen buenos consejos en su mayoría.

Además me fue muy difícil leerlo, no fluyó y los ejemplos en las historias me eran confusas. Sentía que estaba leyendo un libro muy antiguo. Tiene un aire medio poético que lo hace demasiado largo para llegar a una conclusión. En lo personal no es un libro que lo tomaría como una guía sobre cómo seducir.

¡Espero que les haya servido!

PODES ENCONTRAR MÁS LIBROS DE SEDUCCIÓN ACÁ

Deja una respuesta