Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

No temer al rechazo

como vencer la ansiedad

“La diferencia entre los ganadores y los perdedores es que los perdedores no fracasan lo suficiente”Ross Jeffries

Si queremos saber como vencer la ansiedad y empezar una conversación con una mujer lo primero que debemos hacer es acercarnos y comenzar a hablar. Ahora bien, la realidad es que el 95% de los hombres sufrimos de ansiedad a la aproximación por lo que a menudo no logramos conseguirlo.

Es ahí cuando nos forzamos a nosotros mismos para iniciar una conversación con una mujer y comenzamos a pensar en miles de razones aleatorias para no hacerlo: “¿Y si estamos muy gordos?” “¿Si no estamos a su alcance?” “¿Si piensa que somos unos perdedores?” “¿Y si mis bíceps no están lo suficientemente marcados?”

Sobreanalizamos la situación de modo que nos paralizamos. “Aún no estamos listos”, creemos. Aún nos falta leer un poco más, nos decimos. Pero si de repente comenzamos a hablar con una chica y la pasamos bien, ninguno de esos pensamientos importan ya. Comenzamos a relajarnos y disfrutar. Nos damos cuenta que no necesitamos saber nada más sobre seducción y este articulo es innecesario (¡ojo ahí!).

Mientras pensamos que todos esos miedos e inseguridades que están en nuestra mente son relevantes y válidos, la verdad es que no importan en lo más mínimo. Sólo tenemos que ir y hablarle. Suena simple pero sé que a veces puede ser muy difícil.

¿Y qué si ella nos rechaza?

Habrá momentos en que todo lo que obtendremos será una respuesta completamente negativa. Algo así como: “¡Estoy ocupada, andate!”, “¡Tengo novio!”, “Me gustan las chicas” o cualquier otra forma de rechazo que se te ocurra.

No dejemos que el rechazo nos afecten. Conocí muchas personas que le dan un valor muy grande cuando los rechazan como si tuviera un significado real. Lo único que hacen es evitar aprender por ahorrarse la incomodidad de ese “no”. Ella no nos conoce y puede haber miles de razones por las cuales no quiera estar con nosotros, como por ejemplo: “Tus bíceps no están lo suficientemente marcados”.

Lo cierto es que muchas veces juzgamos un rechazo desde nuestra propia métrica e inseguridades. Seguro me rechazó porque soy feo, mi pelo no luce bien, no soy demasiado importante, mis zapatillas no son Nike, etc. Estupideces. Sus motivos para rechazarnos pueden ser muy distintos de aquellos que nosotros imaginamos, pero poco debería importarnos.

¿Por qué?

Porque su opinión no debería afectar nuestra vida. Y si pensamos que ella tiene razón y no nos gusta algo de nuestra condición es trabajarlo para cambiarlo y mejorarlo, no victimizarse y llorar por eso.

He estado años en el campo de la seducción y recibí cientos de rechazos, probablemente muchos más que cualquiera que esté leyendo esto. Admito que algunos me han dolido, ya sea por inexperiencia o por ser agredido injustamente.

Anécdotas:

Recuerdo una noche, ya llevaba algunos meses como coach, vi una chica sentada en una discoteca y me senté a su lado. No estoy seguro si llegue a decir algo, pero si así lo fuera, había sido algo muy trivial. Ella me miro con una cara de perro rabioso, casi como si me ladrara y le saliera espuma de la boca. Me insultaba y repudiaba. Salí como cachorro mojado con la cola entre las patas y esa noche no pude acercarme a ninguna otra chica. La sensación había sido horrible.

Rechazos como ese tuve muy pocos y hoy en día no valen nada para mí. Poco pienso que tuviera algo que ver con tal rechazo. Probablemente ella tuviera un mal día, quizás habría terminado con su novio de mal forma o habría perdido a un ser querido. Tal vez a ella no le gustara mi cara pero ¿Por qué debería importarme?

Otra noche estaba en un bar en Singapur. Vi a una chica alta y muy atractiva de unos 20 años. Probablemente ella me hubiera intimidado mucho cuando recién iniciaba en las artes de la seducción y no creería que ninguno de mis abridores funcionase pero ya no estaba en mis inicios.

Me le acerque diciendo “¡Hola!” con una sonrisa. Ella me miró sonriendo sin decir nada y giró yéndose. Por detrás mió apareció una de sus amigas con lentes mucho más bajita como si fuera su secuaz. Su atractivo tampoco estaba mal pero el contraste con la otra chica no la favorecía. “No estás en su altura”, exclamó ella yéndose detrás de su amiga. Yo reí sin importancia.

Ahora bien cuento esta historia porque también van a haber rechazos ridículos, absurdos y divertidos. Aquella vez fue la primera vez que me rechazaran anunciado por alguien mas.

Asumir que ella se sienten atraídas

Al momento de aproximarnos a una mujer siempre deberíamos asumir que ella se sienten atraídas, aunque por supuesto, esto no es lo que siempre suceda. La mayoría de las mujeres no van a estar disponibles o interesadas en nosotros. Sin embargo, si presuponemos que sí lo están hará más fácil el acercamiento e incluso el rechazo… Digo, de todos modos ellas se lo pierden.

Se dice que Thomas Alba Edison realizó unos diez mil intentos antes de crear la lamparita: él afirmaba que cada intento lo llevó un paso más cerca del éxito. Los fracasos no son más que experiencias, y una vida llena de experiencias es una vida más rica. Si son buenas o malas experiencias va a depender siempre de nuestra forma de verlo.

Jamás pretendamos que las aproximaciones sean perfectas. Muchas veces son desordenados, improvisados, impredecibles, torpes, estúpidas y ridículas. ¡Abracemos la aleatoriedad y el desorden, aceptemos que nunca van a ser perfectas y simplemente acerquemos a ella! Acá pueden ver qué decir a una mujer

Si ella nos rechaza es simplemente pasar a la siguiente chica hasta que encontremos a alguien con quien coincidimos. La mayoría de la gente tiende a tomarse las cosas personales que es una manera de valorar como algo real todo lo que los demás nos dicen o hacen.

No esperemos a que todo el mundo nos acepte.

Aproximación

La regla de los tres segundos consiste en ir a hablarle a una chica en un intervalo de 3 segundos contando desde el momento en que la vemos. Nuestro cerebro no tiene el tiempo para procesar lo que está haciendo correctamente, y llegamos a ella antes de auto-sabotearnos. Esta regla puede ser muy poderosa pero no es perfecta porque también lleva tiempo ponerla en práctica.

La idea es evitar quedarse parado como un perro al lado de una mujer intentando convencernos de hablarle. Aplicar la regla, pienso yo, dará una buena primera impresión sobre nosotros porque muestra gran seguridad incluso si comenzamos tartamudeando sin saber bien que decir.

Otra metodología buena a implementar es iniciar hablando con tres grupos de chicas distintos en la primer media hora. Lo importante es empaparse así como en la analogía de la pileta: “las primeras veces cuesta saltar hasta que el cuerpo se aclimate y lo disfrutemos”Veamos a cada extraño como una nueva experiencia para aprender. Hablemos con mujeres como a una persona corriente y estaremos bien. Simplemente digamos “¡Hola!”. Lo peor que puede pasar es que no respondan, que de todas formas, es lo que ya estaba sucediendo.

Como vencer la ansiedad

En mi adolescencia era sumamente tímido, sin embargo, mi gran deseo en la vida era encontrar la chica de mis sueños con la que pasaría el resto de mi vida feliz. Lo sé, lo sé. Sé que suena como la típica película adolescente, pero así era yo.

En mis comienzos de salidas nocturnas, solo era capaz de acercarme a una chica si me emborrachaba. Generalmente sin muchos resultados, al menos, no los que yo quería. Pasaron unos años y sí, había estado con algunas chicas pero muy esporádicamente, y en su mayoría, no de mi tipo…

Fue así que con 19 años me inicie en una academia de Seducción, Levantart, primera en Argentina. No solo empecé a acercarme a más mujeres sino que también comencé a leer más y salir a bares completamente solo.

¿Resultados?

Como era de esperar después de unos meses mi crecimiento había sido exponencial. Ya era normal acercarme a varias mujeres por noche, conseguir contactos, terminar con besos y luego con mayor frecuencia acostarme con ellas. Fue así como también rápidamente me convertí en coach de la misma academia. Acá también pueden ver como desarrollar habitos atractivos

Pero no todo fue color de rosas, sin duda pase por muchos momentos muy incómodos, noches en las que salí sólo y quedaba escondido detrás de mi celular después de recibir solo rechazos, hacer cosas de forma errónea y/o equivocarme. Pero si sus intenciones son de mejorar con las mujeres van a tener que pasar por todo eso. Esto no significa que deberían hacerlo del mismo modo, cada quien tiene sus tiempos y formas. Pero si será su responsabilidad.

Existe lo que se llama zona de confort, ese espacio en el que nos sentimos cómodos. Y nos sentimos cómodos porque ya lo conocemos, no porque nos guste. Salir de ahí requiere de energía emocional, motivación, acción pero si somos perezosos es difícil que logremos algún cambio. Es una cuestión de crear nuestro propio valor y poner un gran esfuerzo de nuestra parte para seguir adelante.

Por lo tanto, la pregunta es: ¿Tenemos nosotros lo necesario para hacer ese esfuerzo?

Tener un propósito de vida

Tener un propósito de vida va a repercutir en todas nuestras áreas. Si ya tenemos un estilo de vida positivo y feliz, entonces no vamos a estar tan nerviosos al momento de entablar una conversación con una mujer porque si ella nos rechaza de todas formas podemos volver a nuestra vida normal. Esta es sin duda una buena forma de como vencer la ansiedad.

Si Tony Stark (Iron Man) es rechazado por una mujer, a él le va a dar igual. Continuará con su vida porque ya es emocionante. Pero si nuestra vida apesta, tenemos un trabajo que no nos gusta y gastamos todas nuestras energías en conseguir mujeres como si nuestra vida dependiera de eso, entonces un rechazo va a significar mucho más.

Tener un propósito de vida es seguir nuestra propia pasión, hobbies, relaciones familiares, objetivos, cosas que nos gusten.

Este es un punto en que quizás muchos fallan, y es muy común ver como hay relaciones que decaen por el simple hecho de que los hombres ponen como prioridad a la mujer, perdiendo así su propia identidad, su propio propósito y vida.

Son aquellos que dejan todas sus actividades o amigos por su pareja. Las hacen el centro de su universo, lo cual es muy poco atractivo. Haciendo todo esto, por más buena que sea la pareja, será una relación con fecha de vencimiento. La falta de confianza en sí mismo y el no tener un claro propósito de vida son las principales carencias de una persona emocionalmente desvalida. Tenderá a priorizar a otras personas más que a ellos mismos.

No me mal interpreten, es cierto que es importante tener una vida equilibrada. Pero cualquiera sea nuestro propósito de vida (ya sea: construir un negocio, estudiar, viajar por el mundo, etc.) debemos darle cierta prioridad.

Deja un comentario

Cerrar menú