Evita el error número uno que todos cometen con las mujeres

El mayor error que cometen la mayoría de los «Chicos Buenos» y «Bad Daters» con las mujeres, es interactuar con ellas de forma pasiva y obligar a la mujer a marcar la pauta y que tomen la iniciativa. Robert Glover asegura que el 98% de las veces, si el hombre no marca la pauta, ella lo hará y lo convertirá en el «amigo». Rara vez una mujer marcará el tono de convertirse en amantes si el hombre no lo hace. Entonces en este post vamos a hablar sobre un capítulo del libro lo “Esencial de las citas para los hombres”.

https://youtu.be/_93oIzQ8MnE

Para evitar caer en la «zona de amigos», tenemos que conseguir el rechazo lo antes posible. Para ello debemos dar un paso adelante y ser audaz. Esto se consigue marcando la pauta y tomando la iniciativa. Esto es lo que ocurre con las mujeres cuando lo hacemos:

  • Estimulamos su interés
  • Evitamos perder el tiempo con las mujeres poco interesadas
  • Nos evita caer en la «zona de amigos»
  • Proyectamos confianza y seguridad en nosotros mismos

El concepto de ser audaz, marcar la pauta y tomar la iniciativa; puede que haga sentir incomodos a muchos, ya que hace que desafíen sus creencias limitantes más profundas sobre lo qué es ser un buen hombre y lo que quieren las mujeres. Pero creo también que es uno de los pilares para generar una personalidad atractiva.

Liderar y marcar la pauta

Creo que en la mayoría de los libros de seducción se habla de acerca de que el hombre debe tomar la iniciativa y liderar en una relación. Y quizás esto suene más polémico hoy en día con el tema de la igualdad entre hombres y mujeres, pero en mi opinión estoy de acuerdo con esto. Creo que por una cuestión biológica o cultural, es lo que la mujer espera en la mayoría de los casos.

Marcar la pauta y llevar la iniciativa es tratar siempre a una mujer con integridad y respeto. No es ser controlador, manipulador, egoísta o abusivo. No se trata de tomar todas las decisiones o de que todo salga como nosotros queramos. Se trata más bien de que decidamos lo que nosotros queremos e invitemos a una mujer a unirse. Esto es como ser el líder en una pista de baile. Una mujer tiene la opción de seguirnos o no. No la estamos obligando a nada.

Criaturas que buscan seguridad

Glover afirma a que esto se debe a que las mujeres son, por naturaleza, criaturas que buscan seguridad. Las mujeres quieren sentirse seguras más que cualquier otra cosa. Naturalmente buscan seguridad en los hombres (empieza con papá y continúa en la edad adulta en sus relaciones íntimas con los hombres).

Cuando se refiere a la necesidad de «seguridad» de una mujer, no se refiere al «dinero», como muchos pueden suponer. Para las mujeres, seguridad significa no tener que adivinar lo que un hombre está pensando o hacia dónde quiere ir. Y además, significa no tener que asumir la responsabilidad de tomar todas las decisiones y no tener que hacerse cargo.

Una mujer sana quiere un hombre que tenga un plan, que pueda tomar decisiones y que pueda comunicarse. Si no puede confiar en que el hombre de su vida la haga sentir segura, se ve obligada a tomar las riendas. Las mujeres odian esto. Cuando una mujer se ve obligada a ponerse al volante, su interés sexual desaparece.

Cuando un hombre no dirige y marca la pauta, la mujer:

  • Se siente insegura
  • Pierde la confianza
  • Pierde el deseo sexual
  • Tiene que intensificar el comportamiento de prueba
  • Tiene que volverse controladora

Por eso es esencial que marquemos la pauta y tomemos la iniciativa desde el primer momento en que conozcamos a una mujer. Esto determinará el desarrollo de la relación a futuro.

Cómo marcar el tono

Cuando tengamos una cita, seamos nosotros quienes digamos cuándo y dónde queremos quedar. No le demos un montón de opciones. No la obliguemos a tomar demasiadas decisiones. Sólo debería tener que decidir una cosa: ¿va a quedar con nosotros en el lugar y hora que le dijimos?

Cuando tomamos la iniciativa, ella tiene la opción de seguirnos o no. También tiene la opción de ofrecer una contrapropuesta. Al darle una opción, la estamos poniendo a prueba de una forma tan clara que su respuesta será igual de clara. Cuando le das a una mujer demasiadas opciones o ninguna dirección (como «¿Qué te gustaría hacer?»), lo único que conseguiremos es frustrarla.

Glover afirma que existe una correlación directa entre lo desesperado que está un hombre y lo dispuesto que está a darle a una mujer todo lo que ella quiere. Además dice que cuanto más guapa, sexy o malhumorada es una mujer, más probable es que un hombre le deje marcar la pauta. También hay una correlación directa entre el grado en que un hombre quiere complacer a una mujer y el poco respeto que ella le tendrá.

Luego acá comienza a ponerse un poco más polémico. Glover dice lo siguiente:

Nunca dejes que una mujer dicte las condiciones de la relación, ¡nunca! Aunque suene raro, dejar que la mujer marque la pauta es faltar al amor. Como resultado de ser criaturas que buscan seguridad, las mujeres tienen tendencia a cambiar la seguridad a largo plazo por la gratificación a corto plazo.

Él sigue diciendo: Lo femenino quiere sentirse bien AHORA MISMO. Por eso come chocolate para aliviarse cuando los vaqueros no le quedan bien. Por eso compra zapatos que no necesita y los carga en una tarjeta de crédito que ya está en su límite. Comportarse así la ayuda a sentirse bien en el momento, sin importarle las consecuencias a largo plazo.

Y concluye con: Si realmente le gustamos a una mujer, querrá intensificar la relación rápidamente. Querrá empezar a hablar contigo por teléfono todas las noches. Querrá enviarte mensajes de texto y correos electrónicos. Querrá verte varias veces a la semana. Es nuestro trabajo marcar la pauta desde el principio y llevar las cosas con calma. Al hacerlo, haces que el bienestar a largo plazo de la relación.

(Personalmente lo veo como una generalización el hecho de que es propio de una mujer la gratificación inmediata.) Pero bueno, Glover continúa con:

A medida que se desarrolla la relación, siguamos marcando la pauta y tomemos la iniciativa:

  • Nunca permitamos que una mujer nos diga que no podemos ver a nuestros amigos o que no podemos pasar tiempo disfrutando de nuestras aficiones. (esto está relacionado a los limites emocionales que pueden encontrarlo en mi libro)
  • No entablemos conversaciones que no queramos tener
  • No discutamos ni intentemos convencerla de nada
  • Nunca nos defiendamos de ataques verbales: nos hace parecer débiles
  • Nunca permitamos que nos maltrate. Esten dispuestos a alejarse.

Recuerda que hay montones de mujeres estupendas ahí fuera. Cuando dejamos que una mujer nos trate mal o aguantamos algo que no nos gusta, se establece el tono para el resto de la relación.

Eso es todo y espero que les haya gustado.

Nos vemos en el próximo.

VER MÁS POST DE ROBERT GLOVER

PODES ENCONTRAR MÁS LIBROS DE SEDUCCIÓN ACÁ

Libros German Muhlenberg

Deja una respuesta