MEJOR Resumen de Seduccion Cientifica por Leil Lowndes

MEJOR Resumen de Seduccion Cientifica por Leil Lowndes

Si estás buscando el resumen de libro “Cómo hacer para que alguien se enamore de usted” o también conocido como “Seducción Científica” por Leil Lowndes entonces estas en el lugar correcto. El libro básicamente se centra en los seis Elementos para hacer que cualquier se enamore de usted. En este resumen intento dar la idea central de cada uno de estos.

https://youtu.be/18tuh5C5MBM

Los 6 elementos para enamorar a cualquiera son:

  • Primera impresiones
  • Carácter similar, necesidades complementarias
  • Equidad
  • Ego
  • Género y hombres de edad temprana
  • Receta para el sexo

Seduccion Cientifica, Leil Lowndes: Primeras impresiones

Nunca tenes una segunda oportunidad para dar una buena primera impresión. Este es el momento crucial donde una persona decide inconscientemente si ve a alguien como potencial pareja o no.

Uno de los puntos que más hace foco Leil Lowndes es acerca de las miradas y cómo el contacto visual estimula inmediatamente fuertes sentimientos de afecto.

Leil Lowndes cuenta la siguiente historia:

Ella contrato a un carpintero llamado Jerry para poner una ventana adicional en mi oficina. Jerry no era muy guapo, y ciertamente no era un coloso mental, pero por alguna razón inexplicable, Leil lo encontró muy atractivo. Había una cualidad indefinible y misteriosa en él, lo cual lo hacía inquietante y sexy.

Sin embargo, Leil no avanzo con Jerry. Tal vez pensó que seducir al carpintero no era políticamente correcto ni deseable dadas las circunstancias. Sin embargo, los pensamientos de Jerry llenaron sus fantasías durante semanas.

Años después, ella necesito unos estantes para guardar los materiales de investigación para su nuevo libro y volvió a llamar a Jerry. Cuando él llegó a su puerta, había aumentado 5 kilos más, estaba tres años más viejo, y sin embargo, igual de sexy. Esta vez, gracias a su reciente investigación, a los cinco minutos de la conversación, se dio cuenta de por qué le excitaba. Cada vez que decía algo, los ojos de Jerry se quedaban fijos en los suyos. Incluso cuando terminaba de hablar, durante los silencios, sus ojos se quedaban pegados a los de ella. Se dio cuenta de que esa cualidad era lo que le había parecido tan inquietante, tan primitivo y tan sexy de él.

A medida que su conversación sobre los estantes avanzaba, también se dio cuenta de por qué Jerry mantenía el contacto visual por más tiempo. Él no estaba tratando de ser sexy. No era porque no pudiera apartar los ojos de los de ella. Era simplemente porque Jerry no era muy brillante y necesitaba un tiempo extra para entender lo que ella decía.

En una investigación, pusieron a 48 hombres y mujeres que no se conocían en una gran habitación. Les dieron instrucciones sobre cuánto contacto visual debían tener con sus parejas durante una conversación casual. Después, los investigadores preguntaron a cada participante cómo se sentía acerca de las diversas personas con las que habían hablado.

¿Los resultados?

Las personas que miraban a los ojos de su pareja y cuya pareja les devolvía la mirada informaron sobre sentimientos de afecto significativamente más altos que los sujetos en cualquier otra condición. Los sujetos que se miraban mutuamente aumentaron significativamente sus sentimientos de amor apasionado… y el gusto por su pareja.

Digamos que en un lenguaje menos técnico: El hecho de mirar fijamente al atractivo desconocido ayuda a poner la cerilla en la llama del amor.

¿Por qué el contacto visual tiene tan ardientes consecuencias?

Leil Lowndes menciona a la antropóloga Helen Fisher, quién dice que es un instinto animal básico. El contacto directo con los ojos desencadena una parte primitiva del cerebro humano. Cuando miras directamente y potencialmente en los ojos de alguien, su cuerpo produce químicos que sacude la sensación de estar enamorado.

La gente mira fijamente las cosas que le gustan y rápidamente aleja sus ojos de las que no les gustan. Cualquiera disfrutas mirar durante largas horas un fuego acogedor, sin embargo, ante escenarios atroces nos tapamos la vista con las manos. Lo mismo sucede cuando vemos a la gente. Miramos con amor a nuestros amantes, pero alejamos nuestra mirada de las personas que nos desagradan, que son feas o aburridas. De hecho, cuando alguien nos aburre, la primera parte de nuestro cuerpo que escapa son nuestros ojos.

Otro factor, que bloquea el buen contacto visual es la timidez. Cuanto más nos abruma alguien, más evitamos sus ojos. En estos casos debemos poner un esfuerzo extra para mirar a los ojos a esa persona que nos interesa. Este contacto visual es muy poderoso.

¿Cuánto contacto visual se necesita para imitar el amor?

Un científico británico determinó que, en promedio, cuando se habla, las personas se miran sólo entre el 30 y el 60 por ciento del tiempo. Esto no es suficiente para acelerar los motores del amor a primera vista. Debemos incrementar dramáticamente a un 75% del tiempo o más si queremos que la otra persona tome nota de nuestra mirada. Jamás un 100% porque eso es demasiado.

Es importante recalcar que debemos mirar a los ojos de la otra persona si queremos incitar esos sentimientos de amor a primera vista. No en sus cejas, no a su nariz. Fijen su mirada admirando el nervio óptico detrás de los ojos. De esa manera, se emitirán señales de que los dos están enamorados.

La primera aproximación

Ahora estás en posición de conversar. ¿Qué deberías decirle primero? Sus palabras iniciales deben referirse a la mujer o a la situación actual. Pregúntenle qué hora es. Elogien su reloj o su ropa. Pregúntenle por las direcciones. Pregúntele cómo conoce al anfitrión o a la anfitriona de la fiesta. De hecho, cuanto menos inteligente sea tu abridor, mejor, porque en esta etapa temprana de la relación, no está metabolizando tus palabras, te está mirando. Su cerebro está trabajando duro para evaluar tus modales y tus palabras. Lo que sea que digas, ella sabe que es sólo una excusa para que le hables. Si le gustas, está bien para ella.

Aunque no deberías memorizar ninguna línea, presta atención a las primeras palabras que salen de tus labios. Así como el primer vistazo a usted debe complacer los ojos de la persona deseada, también sus primeras palabras deben deleitar sus oídos. Recuerde, la primera frase de su cantera es el 100% de su muestra de usted hasta ahora. Si abres con una queja, en su libro serás un quejoso. Si abres con un comentario presuntuoso, te etiquetará como un fanfarrón. Pero si tus primeras palabras le encantan, te encontrará encantador.

Seduccion Cientifica, Leil Lowndes: Carácter similar, necesidades complementarias

Leil Lowndes cuenta la historia de una amiga llamada Lucía, que recuerda el momento preciso en que se enamoró de su futuro marido.

En su tercera cita, Lucía y Dave volvían a la ciudad en auto de una excursión. Ellos estaban corriendo porque Dave tenía una reunión de negocios esa noche.

El gran amor de Lucía (antes de conocer a Dave) eran los animales. Trabaja en un refugio de animales y era activa en el movimiento de los derechos de los animales. Lucía había roto con su último novio por un comentario que él hizo. Él había dicho, “Oh, también me gustan los animales, especialmente las costillas de cerdo”.

Mientras Dave maniobraba el auto en una carretera sinuosa, Lucía vio un cachorro a un lado del camino. El pobre cachorro, derramando sangre de su cabeza, por haber sido atropellado por un automovil. Pero, sabiendo lo tarde que llegaban y lo importante que era la reunión de negocios para Dave, Lucía cerró los ojos y dudó en decir algo. Sin embargo, sintió que el auto se detenía. Cuando abrió los ojos, vio Dave mirando fijamente al cachorro con una mirada de asombro en su cara. En ese momento, Lucía supo que estaba empezando a enamorarse cuando Dave sugirió que llevaran el cachorro al veterinario.

Los estudios muestran que no es el número de actitudes similares lo que crea una profunda sensación de cercanía. Es la intensidad de uno o dos. A Lucía no le importaba que Dave no sintiera lo mismo por un montón de otros cosas. Sin embargo, los derechos de los animales estaban muy cerca de su corazón.

Es importante que la persona que nos interesa sienta que comparte ciertos valores, creencias, actitudes y emociones, y que mira el mundo a través del mismo lente. Eso es algo básico si queremos conseguir que alguien se enamore de nosotros.

La similitud nos hace sentir bien porque confirma las elecciones que hemos hecho en nuestra vida. Buscamos a personas que disfruten de las mismas actividades para que podamos divertirnos juntos.

Sin embargo, nos aburrimos con demasiada similitud. Necesitamos a alguien que compense nuestras carencias. Si no tenemos cabeza para las matemáticas, ¿quién va a llevar las cuentas? Si somos desordenamos, ¿quién va a levantar nuestra ropa?

Así que también buscamos cualidades complementarias en una pareja a largo plazo. Pero no cualquier cualidad complementaria, sólo las que nos parecen interesantes o que mejoran nuestras vidas. Por lo tanto, buscamos a alguien que sea similar, y a la vez, complementario.

Seduccion Cientifica, Leil Lowndes: Equidad

“¡Todo el mundo tiene un valor de mercado!

Los investigadores nos dicen que el amor no es realmente ciego. Todo el mundo, incluso los más amables evalúan a las personas cuando se trata de elegir una pareja a largo plazo. Esto no es diferente al mundo de los negocios.

Algunos de ustedes dirán: “No, el amor es puro y compasivo. Implica cuidado, altruismo, comunión y desinterés. De eso se trata el amor”. Sí, este tipo de amor desinteresado que todos soñamos con tener existe. Pero viene después, mucho después de que hayas hecho que tu pareja se enamore de vos.

Entonces si quieres hacer que alguien se enamore de vos, los investigadores dicen que debes convencerlos inicialmente de que están consiguiendo un buen trato. Puede que no seamos conscientes de ello, pero la ciencia nos dice que los principios del mercado se aplican a las relaciones amorosas. Los amantes calculan inconscientemente el valor comparable de la otra persona, el costo-beneficio de la relación. Y luego se preguntan: “¿Es esta la mejor oferta que puedo conseguir?” Para hacer que la gente se enamore de vos, tenes que hacerles sentir que están consiguiendo un muy buen trato.

¿Y qué moneda “compra” un buen compañero?

Los defensores del principio de equidad enumeran seis elementos que son los activos en el “mercado del amor”:

1. Apariencia física

2. Posesiones o dinero

3. Estatus Social, poder o prestigio

4. Información o conocimiento (Nuestros estudios)

5. Gracia social o personalidad

6. Naturaleza interna (Valores y similitudes)

Atreves de este principio, Lowndes nos habla también de porque no queremos un príncipe/ princesa azul, ya que una pareja que consideremos superior terminaría generando muchos problemas. Los investigadores nos dicen que, en las relaciones más felices, las parejas son más o menos iguales en cada una de las categorías anteriores.

Seduccion Cientifica, Leil Lowndes: Ego

En el núcleo ardiente de los primeros rumores románticos está el ego. La gente se enamora de las personas en cuyos ojos se ven a sí mismos como la persona ideal.

En varios estudios, hombres y mujeres que no se conocían entre sí fueron informados, falsamente, por los investigadores que otro a los participantes les gustaban. Cuando más tarde se les preguntó quiénes les gustaban en el grupo, prácticamente todos el participante eligieron a alguien del sexo opuesto que supuestamente “le gustaba”.

Hay muchas maneras de hacer que la persona que nos interesa se sienta bella, fuerte, encantadora, o como quiera sentirse. Ya sea con un elogio o una mirada para hacer que esa persona se sienta especial. Esto es algo que menciono en mi libro “Seducción Simplificada” o en mi libro gratuito “10 hábitos atractivos” y menciono como yo lo hago particularmente. 

Lo más importante a tener en cuenta al hacer un elogio es que sea sincero. Cuando se realiza de manera genuina, genera agrado y hace que gustemos más a los demás. Sin embargo, hay una clara diferenciación entre el halago y la adulación. La adulación es falsa y no genera emociones positivas, ya que se espera algo a cambio. La apreciación es sincera y cae bien. Por lo tanto, no caigan en la trampa de adular a los demás con la intensión de ganar algo a cambio.

Seduccion Cientifica, Leil Lowndes: Género y hombres de edad temprana

Según asegura Leil Lowndes, después de muchas décadas de discutir sobre si los hombres y las mujeres realmente difieren en algo más que sus genitales, el sobre ha sido abierto. ¡La respuesta es sí! Los hombres y las mujeres piensan y se comunican de maneras dramáticamente diferentes.

Sin embargo, a pesar del torrente de datos que fluyen sobre las diferencias genéticas, cerebrales y sexuales entre hombres y mujeres, se continúa asumiendo que pensamos igual y ambos sexos persisten en cortejarse mutuamente de la manera en que les gustaría ser cortejados ellos mismos.

Leil Lowndes cuenta la siguiente historia:

Leil Lowndes cuanta una historia que le ocurrió andando en bicicleta con su amigo Phil. Se detuvieron en el camino para calcular dónde estábamos en el mapa (en esa época no existía google maps). En dirección contraria, una pareja venía en bicicleta y Leil les hizo señas para preguntarles cómo llegar a su punto de destino.

La mujer empezó: “Oh, este es un camino precioso. Hay que seguirlo durante, yo diría, un cuarto de kilometro… bueno, tal vez más cerca de la mitad. En el camino verás muchos árboles hermosos, algunos de ellos sobresaliendo del sendero. Los colores están empezando a cambiar. El camino se reduce un poco, pero es claro en todo momento. Dentro de un rato, a la izquierda, verás una gran casa blanca. . . .”

Su amigo la interrumpió de repente. “Sí, sigue este camino y gira a la izquierda al final”, dijo. “Llegarás a dónde quieres ir”.

Es a partir de esta historia que Liel Lowndes marca una de las diferencias entre los sexos  en nuestra forma de comunicarnos. Lowndes aconseja a los hombres hablar en términos de sentimientos, filosofía e intuición. Dar más detalles de lo que hablamos para poder así tener conversaciones más amplias.

Seduccion Cientifica, Leil Lowndes: Recetas para el sexo

¿Cómo encender la electricidad sexual?

Muchos libros sobre cómo excitar a tu pareja hacen que el sexo suene como si se encendiera el interruptor de la luz junto a tu cama. Sí, la sexualidad es electricidad, pero el órgano más erótico del cuerpo es su cerebro y es por ese medio por el cual debemos excitar a la otra persona. Liel Lowndes lo llama la felación cerebral: succionar los sueños, los anhelos y las fantasías de tu pareja, y luego crear un aura erótica de por vida en la que él o ella se deleita.

Lowndes, hablándole a los hombres: “mucho más importante para una mujer que cuántas veces pueda “hacerlo” en una semana (o incluso en una noche) es la sensualidad y la pasión que crea en cada aspecto de su relación. Y las sensaciones que le damos cada vez que la miramos.”

Lowndes hablándoles a las mujeres, “mucho más importante para un hombre que el tamaño de su sostén o la curva de sus caderas, es el tamaño y la curva de su actitud sexual y la forma en que tratan con su sexualidad individual.”

No hay dos sexualidades iguales, así como no hay dos copos de nieve iguales.

Entre todos sus consejos, Liel Lowndes aconseja Olvidar la Regla de Oro entre las sábanas

La Regla de Oro nos dice: “Haz a los demás lo que quieras que te hagan a ti”. Un buen consejo para llevar a cabo durante la cotidianidad de tu vida. Pero después de dar la vuelta al perro, apagar las luces y meterte en la cama con tu amante, ¡olvídalo!

La Regla de Oro causa grandes problemas en el sexo. Con demasiada frecuencia, un hombre practica el sexo con una mujer de la forma en que a un hombre le gusta (a veces demasiado crudo, demasiado rápido, demasiado poco romántico) y una mujer hace el amor con un hombre la forma en que una mujer lo quiere (a veces demasiado lento, demasiado romántico, demasiado emocional). Una vez que estás bajo las sábanas con el sexo opuesto, descarta la Regla de Oro. Para cautivar sexualmente a su pareja, una mujer debe tener sexo con un hombre de la forma en que un hombre lo quiere. De la misma manera, un hombre debe hacer el amor con una mujer de la forma en que una mujer lo desea.

Los hombres siguen desanimando a las mujeres con sus enfoques triple X poco románticos. Y las mujeres siguen exasperando o aburriendo a los hombres con sus necesidades al estilo suave. Una de las recomendaciones de Lowndes es mirar porno y aprender. Sin embargo, destaca la diferencia entre el porno masculino y femenino, y en cosas deberían enfocarse al momento de querer excitar a su pareja (osea como le gusta al sexo opuesto).

Conclusión:

En general, pienso que el libro Cómo hacer para que alguien se enamore de usted” por Leil Lowndes da buenos consejos a pesar de ser un libro viejo ya. El problema que encontré, es que algunos de sus recomendaciones caen en tratar de encajar en lo que la otra persona quiere, y en mi opinión, eso es un error. Porque terminan creando comportamientos de compensación, que es aquello que hacemos no porque lo deseamos realmente, sino por miedo a que nos desaprueben o no nos quieran. Actuamos de una manera para obtener la aprobación. Y el daño de esto es doble porque nos genera la creencia de que no somos lo suficientes. Estos son temas que pueden encontrarlos en mi curso en mi página web.

Espero que hayan disfrutado el resumen y los veo en la próxima.

Libros German Muhlenberg

Deja una respuesta