Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Basta ya de ser un Tipo Lindo

Una de las constantes categorías que suelen caer mis alumnos cuando inician mis cursos es en ser un “Chico Bueno“. 

Pero… ¿A qué nos referimos con Chico Bueno?

Como dice la palabra, los “Chicos Buenos” se tildan por ser buenos, honestos, sinceros y que se preocupan por el resto, sin embargo, el Dr. Robert Glover en su libro “No More Mr Nice Guy (Basta ya de ser un tipo lindo)” nos demuestra que hay una verdad oculta detrás este tipo de personalidad. Glover describe al “Chico Bueno” como una persona que no se cree lo suficientemente buena tal como es e intenta complacer a todo el mundo para que de esta forma ganar su aprobación.

Son aquellas personas que tienen un sistema de creencias que siempre deben hacer lo “correcto” y de que no pueden tener errores. Ellos se deben convertir en eso que las demás personas esperan que sea y esconde aquellos comportamientos o características que creen que las demás reaccionarían de forma negativa.

Los “Chicos Buenos” también buscaran solucionar los problemas o regalaran cosas a los demás así como también evadirán el conflicto en toda situación. Tienden a cumplir todo lo que les piden y ofrecerán su ayuda incluso sin que se la requieran. En las relaciones siempre intentan complacer a sus parejas aunque generalmente son pasados por encima por no establecer límites. Una característica común que tienen los chicos buenos es buscar la validación y aprobación de los demás.

Los “chico bueno” siempre intentará hacer sentir a todo el mundo feliz incluso cuando esto atenta contra su propio bienestar. Esto no lo hacen porque realmente lo quieran hacer sino para obtener algo a cambio. Por eso sus actitudes son deshonestas y manipuladoras ocultando sus verdaderas intenciones.

Rasgos que caracterizan a los “Chico Bueno”:

– Son deshonesto y dicen lo que cree que la gente quiere escuchar

– Ocultan sus verdaderas intenciones

– Usan manipulaciones en lugar de pedir lo que quiere directamente

– Son controladores

– Solo dan para recibir y se frustran cuando esto no sucede.

– Son pasivo-agresivo

– No pueden establecer límites o decir “¡No!”

 

¿Cómo surgen los Chicos Buenos?

Estos pensamientos provienen desde la niñes donde se desarrolla nuestro sistema de creencias. Por naturaleza, los niños menores de los de 6 años son egocéntricos lo que significa que creen que el mundo gira a su alrededor. También cuentan con un gran miedo al abandono ya que los niños son muy dependientes de sus padres o tutores.

Por ejemplo, si un niño tiene hambre y su mamá no lo alimenta, caen en pensamientos tales como “mi mamá no me alimenta debe de ser mi culpa”. Lo mismo si lloran y nadie va a socorrerlos o alguien se enoja con ellos o sus padres los abandonan. Todo esto crea una mentalidad de que hicieron algo mal y con el tiempo esto desarrolla una especie de vergüenza toxica junto a un pensamiento de que todo lo que ocurre es su culpa. Crean un pensamiento de que son personas indeseables e insuficientes y que deben esforzarse para complacer a otros.

 

Contrato encubierto

Una de las maneras de actuar de los “Chico Bueno” es bajo lo que se llama “Contrato Encubierto”. Esto significa que un Chico Bueno dará algo esperando otra cosa en retorno. Glover afirma que los Chicos Buenos, por lo general, actúan bajo tres tipos de contratos encubiertos.

Estos son:

1) Si soy un chico bueno con los demás entonces todo el mundo va a quererme y adorarme. Y este tipo de estrategia es utilizada especialmente con las mujeres para así tener sexo con ellas. Esta es sin duda una estrategia fallida ya que generalmente no funciona.

2) Si me preocupo por las necesidades de los demás entonces los demás se preocuparan por mis necesidades. Es por esta razón que los “Chicos Buenos” tienden a ser dadores (Givers). Tienden a dar mucho, hacer regalos, sorpresas, arreglar los problemas de los demás, etc. El problema es que después esperan que los demás les devuelvan los favores.

3) Si hago siempre lo “correcto” entonces jamás tendré problemas. Un ejemplo claro de esto sería: “si siempre limpio todo en la casa mi novia no debería enfadarse, “si hago todo el trabajo mi jefe debería estar feliz” o “si arreglo el auto no debería romperse”.

Los “Chicos Buenos” viven sus vidas con estos tres contratos encubiertos y de esta forma se relacionan con el mundo y en especial con las mujeres. Los dos grandes problemas acerca de estos contratos encubiertos es que, por lo general, no son conscientes que actúan bajo estos tres condicionantes, y además, nadie a su alrededor sabe que el “chico bueno” está esperando de ellos.

Un ejemplo del “contrato encubierto” en acción seria de un “Chico Bueno” sostiene una puerta para dejar pasar a otra persona creyendo que de esta manera será apreciado por eso. Actuar bajo este pensamiento no solo es deshonesto sino que además no son efectivos en conseguir lo que uno quiere. Y cuando esto no funciona se frustran, se recienten y se vuelven agresivos pasivos.

¿Y cuál es la alternativa?

Una situación muy frecuente cuando queremos cambiar algo es hacer exactamente lo contrario de lo que hemos estado haciendo. Por esta razón es que los “Chicos Buenos” a menudo pasan a convertirse en completos idiotas.

La solución es convertirnos en un hombre integral. Este es un hombre autentico, honesto y que establece límites saludables. Se siente conforme tanto con su sexualidad como con su masculinidad. Sus pensamientos, acciones y palabras son congruentes y vive de la manera que quiere. Un hombre integral es respetado por algunas personas y odiados por otros ya que estos no buscan complacer a todo el mundo. Esto se debe que para los hombres integrales son más importante sus valores que ser aceptado o querido por otros.

Desafortunadamente, en nuestra sociedad muchas veces se restringen este tipo de conductas. Las personas llamarán al hombre integral egoísta por priorizar sus necesidades, arrogante por gustar de sí mismo, grosero cuando sea honesto y exprese sus sentimientos directamente o intolerante por establecer límites. La gente hablará mucho pero aunque no les guste, lo respetarán.

Quizás también te guste: ¿Qué significa ser un hombre?

¿Cuál es la mentalidad de un hombre integrado?

– Tienen un fuerte sentido de sí mismo y autovaloración

– Se ocupan de sus necesidades

– Se sienten cómodos con su masculinidad y sexualidad

– Son líderes

– Valoran la integridad

– Expresan sus sentimientos de una manera muy directa

– Establecen límites saludables y se adhieren a ellos

– No tienen miedo al conflicto

– Aceptan sus defectos y no siendo perfectos

Una gran diferencia entre un “Chico Bueno” y un hombre integral es que este último es más consciente de sus necesidades y pensamientos.

¿A que nos referimos con ser más consciente?

Los humanos somos una de las pocas especies que tenemos la habilidad de observar nuestros pensamientos. La mayoría de los animales simplemente reaccionan a esos sentimientos. Si tienen hambre, comen. Si se asustan, corren. Los humanos podemos observar nuestros propios comportamientos y emociones.

Si alguien piensa a sí mismo: “¡Oh hoy me siento un poco solo!”. El “Chico Bueno” por lo general responde inmediatamente a este tipo de impulsos para ayudar a otros y evitar problemas sin dar ningún pensamiento al respecto. El hombre íntegro actúa de manera consciente observándose a sí mismo y preguntándose: “Que sería lo correcto”.

Por ejemplo:

Si estas en la universidad y uno de tus compañeros llamado Jorge te pide ayuda en una de las tareas. El chico bueno aceptará inmediatamente para ayudarlo. El hombre integral se preguntara a si mismo si siente que quiere hacerlo bajo sus propias motivaciones. Se acordara cuando le preguntó por ayuda a Jorge y este le respondió que estaba muy ocupado. Entonces el hombre integral decide no ayudarlo porque tiene su propio trabajo. Esto no significa que el hombre integral nunca hace favores por otros pero lo hace de manera consiente y bajo sus propios pensamientos. Muchos “Chicos Buenos” fallan en esto con relación a las mujeres en un intento de acostarse con ellas. De vuelta, generalmente no funciona.

¿Cómo  movemos de ser un Chico Bueno a un hombre integral?

Lo cierto es que no hay una solución rápida ya que hacer verdaderos cambios significaría reprogramar nuestra mentalidad. Es un proceso. Sin embargo acá dejo algunos puntos del Dr. Glover:

1) Aprender a satisfacerse primero a uno mismo.

Debemos dedicar tiempo y dinero para desarrollarnos. Una buena comparación a esto son las mascarillas de oxígeno en los aviones en casos de emergencia, en donde sugieren que cada persona se ponga la máscara primero, y de esa manera, podrán ayudar a los que está a su lado después. Si uno no toma cuidado de sí mismo primero no podrás ayudar a los que están a su alrededor.

Dr. Glover también dice que una pregunta que todo el mundo debería hacerse al menos una vez en la vida es: “Si no te importara lo que otras personas pensaran acerca de vos, ¿Cómo vivirías tu vida?”. De esta forma podremos encontrar lo que realmente nos motiva de manera más intuitiva tanto en lo profesional como en nuestras relaciones.

Debemos convertirnos en una prioridad y vivir para nuestros sueños. Esto no significa que debemos causar daño intencionalmente a otras personas, o que no podemos complacer a nuestros amigos o familiares, pero no si es a costa de nuestra felicidad. Esto no significa que a veces hagamos cosas por los demás por el simple motivo de querer hacerlo. El problema sería cuando lo hacemos esperando algo a cambio o teniendo miedo de las consecuencias si no lo hacemos.

2) Hacer de nuestras necesidades una prioridad 

Nadie más que uno mismo es responsable de satisfacer sus propias necesidades. Debemos dejar de culpar al resto y no victimizarnos.

Como dijimos antes esto no significa comportarse como un idiota con el resto sino tener una manera equilibrada de comportarse y saber decir que “no” cuando es necesario. Los “Chicos Buenos” intentan ocultar sus necesidades para complacer otros, ponen a los demás por encima de si mimos para ganar su aceptación. Pero el hombre integran es asertivo y abierto acerca de sus necesidades sin miedo a la confrontación.

Es expresar nuestros sentimientos, miedos, establecer límites y desarrollar la integridad. No intentemos controlar todo. Debemos estar listos para alejarnos de las circunstancias y las personas que no son adecuadas para nosotros. No debemos tratar de que una mala relación funcione. Hay que terminarlo y encontrar a alguien más adecuado.

3) Ser abiertos a la confrontación

No de forma física sino de forma verbal. Toda oportunidad para una confrontación verbal es una oportunidad para moverte de ser un “Chico Bueno” a convertirte en un hombre integral. Porque si evadimos los conflictos también evitamos las soluciones. Cuanto más expuestos estemos a la confrontación más confiado y asertivo seremos con nosotros mismos. Esto no significa llevar la contra todo el tiempo sino ser abierto con nuestros pensamientos. Ser vulnerable, decir cuando no estamos de acuerdo con algo o dar una opinión diferente a la de los demás.

4) Establecer límites emocionales

Este podría ser el factor más importante en el libro, especialmente en las relaciones con las mujeres. Los “Chicos Buenos” a menudo creen que no establecer límites, ser demasiado tolerante y aceptar todo lo que hace su pareja les dice es una estrategia beneficiosa para una relación. Sin embargo, Los chicos buenos a menudo aprenden de la manera más difícil, esto no es cierto.

Además los “Chicos Buenos” a menudo eligen parejas que necesitan ayuda y toman ese rol de “Fixer” o persona que soluciona todo. Se siente atraído por los problemas y quiere arreglar a sus parejas, ya que esto les da la oportunidad de mostrarse como un buen novio o esposo, y también, obtener aprobación.

Aquellas personas con límites emocionales bien marcados son quienes se responsabilizan por sus emociones y acciones. Determinan una identidad saludable, fuerte y no necesitada. No se victimizan ni culpan a los demás por lo que les suceden. Los límites bien marcados son los que fortalecerán las relaciones ya que detienen los comportamientos indeseables. Los límites son fundamentales para el respeto mutuo.

6) Salir con otros hombres masculinos

Según Dr. Glover cada vez hay más y más “Chicos Buenos”. Esto dice que se debe a que los niños crecen siendo enseñados principalmente por mujeres y tienen menos o ningún modelo masculino. Hoy en día, los hombres están ausentes debido al divorcio, los viajes de negocios o la muerte. Y además, las sociedades modernas están abandonando los roles masculinos que solían haber.

Debido a la falta de modelos masculinos, los hombres jóvenes no aprenden rasgos masculinos esenciales, como la asertividad, y basan su comportamiento en los rasgos femeninos que ven. Para solucionar esto, Glover sugiere reunirse con hombres masculinos saludables. Si bien hay un beneficio de pasar el tiempo alrededor de las mujeres para ver desde una perspectiva diferente y aprender cómo piensan e interactúan, rodearse solo en grupos de mujeres todo el tiempo causará problemas.

Quizás también te guste el post: 10 Simples hábitos

Además en mi libro podés encontrar muchos consejos para desarrollar una personalidad atractiva: “Seducción Inteligente

Conclusión:

Estas son habilidades que se pueden poner en práctica en la vida diaria. Es una cuestión de ser intrépido y confiar en que podemos manejar cualquier situación. Debemos aprovechar cada oportunidad para enfrentar el miedo y buscar el conflicto para crecer. No intentemos ser perfecto pero si mejores. Es observarnos e identificar cómo nos saboteamos a nosotros mismo y pedir ayuda si es necesario.

Establecer límites saludables es importante para vivir en una sociedad pacífica. Desafortunadamente, tener demasiada tolerancia no nos va a servir en las relaciones, no se trata de eso. Además no es fácil desarrollar esta habilidad de decir “¡No!” sin embargo, los beneficios son tremendos. No solo mejorará todo tipo de relaciones sino que también nos ayudará a confiar más en nosotros mismos.

Deja un comentario

Cerrar menú