http://germanseduction.com/wp-content/uploads/2014/08/cropped-10378914_10203285361111361_5504011703734628576_n.jpg

Mi historia... Una de las decisiones más difíciles de mi vida

"Nuestro futuro depende de cómo entendamos el pasado" - Gustavo Cerati

Mi nombre es Germán Mühlenberg y comencé mis estudios en la seducción y dinámicas sociales en el 2008 donde mi situación era muy diferente a la que estoy.


Como muchos otros que se involucraron en esta temática, yo tenía problemas con las mujeres, persiguiendo como perro a cualquier mujer que mostrara un poco de interés en mí. El típico mejor amigo mientras ellas lloraban por sus novios.

Mi gran sueño era encontrar la chica de mis sueños con la que sería feliz el resto de mi vida. Lo sé, lo sé. Sé que suena como la típica película adolescente para chicas, pero ese era yo.


A pesar de que ellas mostraban interés en un primer momento, esa atracción simplemente se esfumaba.

Realmente estaba perdido, no tenía idea que hacer, y, además, las culpaba a ellas. Las consideraba tontas estando con chicos que las hacían llorar en vez de conmigo que era un buen chico.

Fue durante una noche de frustración que en un programa de televisión dos hombres, Martín y Mike, anunciaban que comenzaban con una academia de seducción y decidí anotarme.


No fue fácil y admito que era extraño. Además, lastimaba mi orgullo como “hombre” estudiar como seducir mujeres, algo que se suponía que debía ser innato, o al menos era lo que me habían enseñado mis padres y la sociedad, digo, porque era algo que no se enseñaba en los colegios.

Pero creo que el paso más difícil a dar fue admitir que YO tenía un problema.


Ocho años ya hace desde aquel entonces, donde me había convertido en coach de la misma academia y mi vida se convirtió en algo mucho más que sólo encontrar mujeres. Obviamente siguen siendo parte de mi felicidad, pero no el todo.

Desarrollarme de forma atractiva no significa para mi decir las mejores líneas o acostarme con el mayor número de mujeres. Sino con un crecimiento paulatino de mostrar vulnerabilidad, marcar límites emocionales, tomar riesgos y equivocarme. No fue algo que sucediera de la noche a la mañana.

Que tan atractivo te percibas ante una mujer es directamente proporcional a la cantidad que has invertido en vos mismo, tanto física como emocionalmente. El auto-desarrollo y el ser un hombre atractivo son inseparables. Son la misma cosa.

Las mujeres serán una consecuencia de una vida rica y sustancial. Completa. Es por eso que entendí que las mujeres no son lo más importante en el mundo, sino que conforman sólo una parte de él. Las mujeres se sienten atraídas hacia los hombres que creen en sí mismos. Que saben lo que quieren. Que viven la vida con orgullo y no dejan que otros se la dicten.


Lo digo en serio, empezar a estudiar seducción fue una de mis decisiones más difíciles de mi vida, pero también una de las mejores.

Dar ese primer paso me ayudo a dar muchos otros en diferentes ámbitos de mi vida.


Pero esta, esta fue sólo mi experiencia. ¿Cuál será la tuya?

ALGUNAS MEMORIAS DE VIAJE

Viajar es como leer un libro, quedarte en un solo país es como leer la primera página.

Desde el 2014 también viajo alrededor del mundo recorriendo América, Oceanía, Asia, Europa y África. Pueden encontrar algunas de mis historias en “VIAJE“ donde hago relatos de mis experiencias.